Animal Planet...al extremo!

Al Señor le disgusta dejar temas espirituales abiertos, daños sin reparar, indemnizaciones sin cobrar, promesas sin cumplir, más coloquialmente: El Señor NO tiene un cuaderno del fiado para nadie, porque con Él o pagamos o pagamos, y es por eso que así no nos guste las pruebas llegan una tras otra con el fin de darte una nueva oportunidad de cerrar temas aún inconclusos en el cielo: "Ahora bien, sabemos que Elohim (Dios) dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. Porque a los que Elohim (Dios) conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos." [Romanos 8: 28-29]. La dificultad radica en que venimos adiestrados a "solucionar" todo con nuestras manos, a responder emocionalmente a las circunstancias y por eso cometemos error tras error, reaparece el mismo episodio de dolor, las mismas peleas, las mismas discusiones, las mismas reacciones, las mismas consecuencias, el mismo "Animal Planet" de siempre.

En el libro "El tikún de Rabi Najman" se plantean un par de preguntas interesantes: ¿Existe algún remedio para tanta infelicidad que tiene el mundo?, ¿Puede alguien enderezar todo este desorden?, la respuesta también la plantean simple: "¡Si crees que puedes dañar, también debes creer que puedes reparar!", en otras palabras claro que existe alguien que puede solucionar todo: tú y solo tú pero NO en tus fuerzas sino con los frutos del Ruaj HaKodesh (Santo Espíritu). A veces quisiéramos pagarle a alguien para que afronte los problemas que tenemos en nuestros hogares, en nuestro trabajo, y desentendernos de todo eso pero la verdad es que NADIE diferente a ti los va a solucionar, HaShem (El Nombre) te encomendó esas tareas a ti y ten la plena certeza que te hará repetir la plana hasta que la hagas bien, hasta que la caligrafía con la que escribes tu vida tenga el estilo con la que firma un Rey, porque no hay tachones, no hay mala ortografía para nuestro Rey de Reyes.

En lo personal ha costado entender que los problemas no hay que solucionarlos en nuestras propias fuerzas e inteligencia, al menos no en la forma tradicional de enfrentarlos físicamente, sino lo que HaShem ordena es que entregues TODAS tus armas y aprendas a maniobrar los embates de la vida con sola una: la plegaria a ÉL... que difícil ha sido en lo personal digerir esto porque salen preguntas apenas normales: eso quiere decir que si me insultan ¿debo callar y orar?, que si mi jefe me oprime ¿debo callar y orar?, que si mi pareja luce irracional ¿debo callar y orar?, la respuesta sorprendentemente es SI, tu llamado es a tener dominio propio, a saber callar, a arrepentirte, a procurar entender que es lo que tienes que corregir y a hacer tu plegaria al único que puede mostrarte el camino y la solución: al ETERNO. "Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas." [Proverbios 3:5-6]. El reto radica en creer que Él nos va a dar la solución y es difícil porque en un mundo visual, en donde nos enseñan a reaccionar y desconfiar, es todo un desafío entender que "Vivimos por fe, no por vista." [2 Corintios 5:7]. Vale la pena citar el ejemplo del Melej David (Rey David) en [2 Samuel 16:5] y de nuestro Mashiaj Yeshúa (Jesús el Mesías) en [Marcos 15:15].

En el libro "En el Jardín de la Fé" el Rabino Arush plantea una postura interesante a los embates de la vida, parafraseando él dice que el primer nivel de Fe es que tú debes entender que Elohim (Dios) está en control de TODO inclusive de lo aparentemente malo, mejor dicho que Dios es Dios y que no hay nada fuera de ÉL; el segundo nivel de Fe es que entiendas que que si Elohim esta en control de todo y Elohim es bueno, entonces todo lo que te ocurre es para tu bien, porque ¿cómo puede provenir algo malo de Elohim?, y haciendo la analogía a nuestro día a día es valida la pregunta: Por el hecho de corregir a su hijo, ¿un padre se convierte en malo?; el tercer nivel de Fe es que entiendas el trasfondo de la prueba, porque si ya reconozco que Elohim esta poniéndome a prueba y que lo hace es porque quiere corregir algo en mí, pues lo más importante es entender que quiere ÉL de mí. Por todo lo anterior, este autor plantea que si sientes angustia en tu corazón, por cualquier motivo, es porque te falta FE, es porque aún desconfías del ETERNO, es porque aún no entiendes la dinámica de corrección celestial, lo cual es normal cuando arrancamos nuestro proceso y por eso Yeshua (Jesús) consolaba a sus discípulos diciéndoles "»No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí." [Juan 14:1].

En ese mismo libro, el Rabino Arush plantea otra pregunta interesante: si tuvieras la oportunidad de tener una cita con el mejor psicólogo, con el mejor consultor de parejas, con el mejor profesor, con el mejor asesor financiero, ¿no la aprovecharías? Como la respuesta es obvio SI, entonces porque no la concretas todos los días y le dedicas un tiempo en busca de su consejo? Dale, la asesoría de Elohim hace parte de los beneficios del pacto en el que estás, búscalo siempre, confiésale todo y dile: "Por la mañana hazme saber de tu gran amor, porque en ti he puesto mi confianza. Señálame el camino que debo seguir, porque a ti elevo mi alma." [Salmos 143:8]. La plegaria además de ser explícita y digna a los ojos del Creador, se debe hacer con toda la fuerza de tu alma, con tanta como para que sea una prioridad atenderla: "Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye." [1 Juan 5:14].

Querido lector, ten la certeza que NO hay problema más grande que nuestro Abba (Padre), si sacó a su pueblo de Mitsrayim (Egipto), ¿Él Cómo no va a poder incursionar en tu vida y allanar el camino para liberarte de ese Faraón que te continúa persiguiendo?; si lo pides con toda tu alma, con Kavanah (Intención), Él te responderá y sabes ¿Por qué? Porque Él lo prometió: "Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo;cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas;cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas." [Isaias 43:2], "Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?" [Mateo 6:26].

Nuestra vida se compone de una batería de pruebas que van llegando una a una, que están diseñadas para ser entregadas a medida que vas creciendo espiritualmente y la verdad es que nunca son tan difíciles como para que NO puedas superarlas, ¿no nos crees?... tan solo mira en retrospectiva tu vida y verás que Elohim Tzva'ot (Dios de los Ejércitos) nunca te ha abandonado y eso debería ser motivo suficiente para tener FE, "... la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Gracias a ella fueron aprobados los antiguos." [Hebreos 11:1]. Ante eso que te aflige hoy, deberías ejercitarte en tener la certeza que HaShem te va a auxiliar y que van a ser escuchadas las plegarias que le elevas, ¿Hasta cuándo? No lo sabemos, pero si no empiezas a resolver bien la prueba, esta va a ser eterna, por ahora implora a HaShem para que te entregue su Ruaj (el Espiritu) y luego te empiece a resolver cada una de las preguntas que habitan en tu corazón, así encontraras esclarecimiento a lo que hoy te confunde.

Hay maneras de maneras de entender y afrontar los problemas, una es estudiar el trasfondo, es reconocer el enemigo y para ello nos permitimos decantar como es el Animal Planet al que todos los días nos exponemos: "Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios." [Galatas 5:19], ¿reconoces al menos un par? Lo chévere es que también esta el antídoto, lo que pasa es que hay que reclamarlo y apersonarnos de el: "En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas. Los que son de Mashiaj Yeshua han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu. No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros." [Galatas 5 20:26].

En conclusión, "Queridos hermanos, si el corazón no nos condena, tenemos confianza delante de Dios, y recibimos todo lo que le pedimos porque obedecemos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada." [1 Juan 3: 21-22]. Pórtate bien, vive en el Ruaj y antes de tomar decisiones procura estar tranquilo(a) y no te anticipes a la solución que HaShem traerá a su debido momento, después de que se la pidas y demuestres merecerla.

Amén y Amén

Foto pixabay