Entre más bravo el toro...Parashá Toldot

"Entre mas bravo sea el toro mejor es la corrida" es un refrán muy popular, osado, coloquial y desafiante que hace referencia a la mentalidad con la que deberíamos afrontar los diferentes retos, pruebas, problemas y obstáculos que se nos presentan a lo largo de nuestras vidas. En la Parashá (Porción de la Escritura) Toldot (Generaciones) consideramos que una de las principales enseñanzas que nuestro amado Abba (Padre) nos quiere regalar se podría resumir más o menos así : "Hijitos no será fácil, me gustan los grandes retos y desafíos porque quiero lo mejor de cada uno de ustedes.." porque "Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes ¡más altos que los cielos sobre la tierra!" [Isaias 55:9] y "Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes -afirma el Señor -, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza." [Jeremías 29:11].

Que hermoso es nuestro Abba!, cuanto amor inmerecido!, aunque tal vez para muchos esto nos puede causar el efecto piel de gallina y tembladera de piernas. De cualquier manera a lo que nuestro Abba nos está llamando es a confiar plenamente en Él porque nos aguarda con planes maravillosos para cada uno de nosotros, "Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas" [Proverbios 3 5:6]. También debes saber que tu andar no será para nada fácil!, obvio no lo será porque cabe recordar que todo lo bueno, fino, bonito, lujoso, confortable, exquisito, pleno, único... cuesta!, "Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas" [Salmo 34:19]; pero también ten la certeza que trabajar en los caminos del Señor siempre tiene su recompensa "Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano" [1 Corintios 15:58].

Tenemos que romper con la idea mediática y mundana, que nos invita a lo fácil y rápido. En el país de los esquemas piramidales tipo DMG, de fuertes tentáculos paraeconomicos, en donde hay en promedio 1.8 tarjetas de crédito por persona gastando en total 91,3 millones de pesos por minuto (Fuente periódico El Tiempo), es nuestro deber empezar a comprender que a nuestro Abba, al Rey de reyes, le gusta tomarse su tiempo en todo, la creación como la conocemos duro 6 días! aún cuando Él bien pudo haberla hecho en una fracción de tiempo, Abraham Avinu (Abraham Nuestro Padre) no recibió respuesta de su promesa hasta 70 años después...Si, a nuestro Adon (Señor) le gusta tomarse su tiempo. "Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados" [Salmo 37:7].

Por eso nuestra invitación en esta semana es a sintonizarnos con nuestro amado Adon, a no desanimarnos ni "Tirar la toalla" solo porque nuestras oraciones no fueron contestadas después de una "larga" sesión de 5 minutos. Al contrario tenemos que complacer a Papá, debemos buscarlo cada vez más, deberíamos intimidar con Él cada día, amarlo por sobre todas las cosas como lo demanda, y si no llega la respuesta o calla entonces doblar la dosis, orar más fuerte, con más ganas. Recordemos cuanto tiempo oraron nuestros patriarcas hasta que sus oraciones fueron contestadas, y el resultado es que aun hoy nosotros somos testigos y participes de las bendiciones alcanzadas y de oraciones contestadas, de esos planes de bien que Papá determinó para ellos. "No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos" [Galatas 6:9].

Querido lector, debe ser nuestro deseo el ser útiles en el reino del Eterno no porque ÉL necesite de nuestra ayuda, ni mas faltaba, sino porque en su infinito amor y misericordía ÉL quiere hacernos participes de su hermoso y perfecto plan, debe ser nuestro deseo cumplir el propósito para el cual fuimos creados por el Todopoderoso. Que seamos como la viuda de la parábola de Lucas 18:3-5mediante la cual Yeshua (Jesús) nos enseña que debemos orar siempre y sin desanimarnos. Procuremos que nuestro Papá se sienta complacido con nuestra conducta y seamos hallados dignos y merecedores de todos esos hermosos planes que Él tiene para nosotros desde antes de la creación... es cuestión de paciencia.

Amén y Amén

Foto pixabay