Kibutz Deganya Alef (דְּגַנְיָה א)

"ASÍ DICE EL SEÑOR TODOPODEROSO: »"SALVARÉ A MI PUEBLO DE LOS PAÍSES DE ORIENTE Y DE OCCIDENTE. LOS HARÉ VOLVER PARA QUE VIVAN EN JERUSALÉN; ELLOS SERÁN MI PUEBLO Y YO SERÉ SU DIOS, EN LA VERDAD Y EN LA JUSTICIA." [ZACARIAS 8:7-8]

Revisando la historia se encuentra que HaShem mantuvo desolada por muchos siglos a Eretz Israel (la Tierra) y hasta no hace mucho esta profecía terminó y empezó una nueva con el retorno de almas Judías a reconquistarla.

La historia es cíclica y al igual que las deportaciones por mandato del Imperio Persa (Ciro y Dario) y luego en las dirigidas por Esdras y Nehemías, el pueblo empezó a retornar a su tierra por oleadas de almas a principios del siglo XX. Los primeros Sionistas llegaron en el periodo comprendido entre 1.882 y 1.904 y los segundos entre 1.905 y 1.914, eran Judíos provenientes de Europa del Este y Rusia, eran personas valientes que soportaron la desolación, las enfermedades y la inseguridad que vulneraban a diario su aventura, pero que vieron la mano de HaShem por medio del apoyo de filántropos y de "la oficina Palestina del movimiento Sionista" liderada por Arthur Rupin, un judío alemán experto en demografía y agricultura, quién invertía el capital de donadores particulares en la compra de tierras a los árabes para entregárselas a los grupos de inmigrantes, a quienes se les capacitaba en agricultura y así se formaron los primeros kibutz.

En esta época se produjo un nuevo punto de inflexión en la reconquista de la tierra porque partir del año 1.909, con la fundación de los Kibutz Deganya y Tel Aviv, los valientes incursionadores empezaron un despliegue urbano masivo en varios focos geográficos de lo que hoy es Israel, demostrándole al mundo que si se podía.

"Así dice el Señor Todopoderoso: »"Al remanente de este pueblo podrá parecerle imposible en aquellos días, ¿pero también a mí me parecerá imposible?, afirma el Señor Todopoderoso." [Zacarias 8:6]

Pues bien, al pasear alrededor del lago de la Galilea encontrarás este Kibutz (Deganya Alef) que da fe de esa aventura profética en la que se convirtió el retorno de almas judías a su ancestral tierra Eretz Israel. 

Los Kibutz (granjas colectivas) están por todo el país (existen cerca de 280) y se dedican principalmente a actividades agropecuarias y varios han desarrollado otras actividades industriales. Si te interesa vivir más de cerca la experiencia, algunos de ellos han abierto hoteles para que conozcas de primera mano como se desarrolla la vida en un placentero ambiente rural. 

Hay otros en la zona de Galilea, en la sección oriental del lago hay otro, el kibutz Ein Gev al cual también puedes ingresar, tomarte algo de beber en su muelle y capturar unas muy buenas fotos 

Ubicación: Esta en el extremo sur del lago de la Galilea, a 10 minutos de Tiberias