Más vale maña que fuerza - Parashá Koraj

La parasha Koraj narra la manera en que este hombre, acompañado de muchos líderes de renombre se atrevió a sublevarse contra Moshé y el Midrash, Rashi, etc nos permiten conocer varios detalles de las razones del motín, pero en esta oportunidad quisiéramos resaltar la reacción de Moshé.

Los comentaristas dicen que más allá del engorroso sindicato, lo que más le dolió a Moshé fue que era liderado por alguién muy cercano a él y además era apoyado por la crema innata de la asamblea, todos los implicados eran personas de renombre y líderes que la comunidad misma había escogido. A pesar de esto, observemos su reacción:

"Cuando Moisés escuchó lo que le decían, se inclinó ante ellos y les respondió a Coré y a todo su grupo: -Mañana el Señor dirá quién es quién. Será él quien declare quién es su escogido, y hará que se le acerque" [Numeros 16:4-5]

En Hebreo dice que Moshé escuchó y cayó sobre su rostro, y lo hizo porque porque reconocía que esta era la cuarta afrenta que el pueblo acumulaba en contra HaShem (ya había pasado el Becerro de oro, las quejas durante el viaje, el pesimista informe de los espías y ahora un motín), pero Moshé no se enredó en el problema, sencillamente no lo discutió y más bien lo puso en manos del Señor, y aquí hay un par de puntos sobre los cuales podemos aprender:

En el Talmud Shabat 88b encontramos que "Aquellos que sufren un insulto y no insultan en respuesta, que escuchan su deshonra y no responde, que realizan la voluntad de Di-s por amor y están felices en el sufrimiento, sobre ellos el versículo afirma "y los que lo aman (a Di-s) serán como el poderoso sol naciente" [Jueces 5:31], en otras palabras, el que calla no siempre otorga, tal vez quien guarda silencio está buscando lo mejor para las dos partes que están en discusión o tan solo se está cuidando de no maldecir, finalmente la directriz es "No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición." [1 Pedro 3:9]

Por otra parte, el Rey Salomón enseña que "Vale más el fin de algo que su principio. Vale más la paciencia que la arrogancia. No te dejes llevar por el enojo que solo abriga el corazón del necio." [Ecleasiastes 7:8-9], y sobre este par de versículos los Rabinos enseñan que lo que trae la paciencia, que parece sobrenatural en algunos casos, es que entendemos como va a terminar todo y cuando eso ocurre dejamos de reaccionar a la inmediatez, y tal vez eso explica el comportamiento de Moshé, él sabia que HaShem en últimas lo respaldaría por lo que enojarse en ese instante era completamente innecesario, hubiese pasado por necio. Esto tal vez es lo que nos falta, cuando sabes que en ultimas tu matrimonio es del Señor, que tus hijos fueron concebidos por Él y que tu provisión llega del cielo, automáticamente tu frustración decaerá así como tu lucha por circunstancias particulares y temporales.

Ante la adversidad, sea cual sea, "Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes" [1 Pedro 5:6-7]