Me quiere, no me quiere, me quiere… Parashá Ki tetsé

Nuestro Abba es un padre amoroso, un Elohim de familias y como todo papá sus consejos por supuesto incluyen tips de como escoger pareja para que una vez estés bajo el pacto sagrado y eterno del matrimonio, las cosas puedan fluir y en Shalom bait (Paz en el hogar) el núcleo familiar pueda recibir toda la bendición del Eterno. En esta parashá (Ki tetsé) encontramos valiosas instrucciones para que decidas bien:

  1. Tu pareja te tiene que atraer físicamente, es decir gustarte, podría decirse encantarte, por supuesto no existen personas perfectas pero es una condición en la cual tú debes sentirte a gusto estando a su lado: "Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, y el Señor tu Dios los entregue en tus manos y los hagas prisioneros, si ves entre las cautivas alguna mujer hermosa que te atraiga, podrás tomarla por esposa." [Deuteronomio 21:10-11]
  2. Adicional a la atracción física que puedas sentir, debes tener pleno convencimiento de que este ser humano tiene cualidades en su personalidad que te gusten, para ello la Torá indica que debes dedicar espacios y momentos para que conozcas a tu prospecto de pareja en diferentes circunstancias, debes buscar espacios en los que físicamente la puedas verla de otra manera a la que tenía cuando te enamoraste de ella y así no seas engañado por las apariencias físicas, proceso que científicamente está demostrado porque nosotros los seres humanos tendemos a sobrecalificar a las personas que físicamente nos gustan, por ejemplo, tendemos a pensar que las personas más altas, más elegantes, son más inteligentes que aquellas de corta estatura vistiendo ropa informal. Debes saber cómo se comporta tu candidato(a) dentro de su ambiente familiar, laboral, escolar, y eso te dará pautas de su forma de ser. "La llevarás a tu casa y harás que se rape la cabeza, se corte las uñas y se deshaga de su ropa de cautiva. Después de que haya vivido en tu casa y guardado luto por su padre y su madre durante todo un mes, podrás unirte a ella y serán marido y mujer. Pero si no resulta de tu agrado, la dejarás ir adonde ella lo desee..." [Deuteronomio 21:12-14]
  3. Tu pareja debe ser de tu misma semilla, ambos deben tener las mismas convicciones. Hay cosas que las personas pueden cambiar más o menos fácil, la condición física se puede mejorar con ejercicio y una nutrición adecuada, la condición intelectual se puede mejorar con educación, los modales se pueden mejorar con instrucción, pero lo que sí es muy complejo de tratar es cuando la persona tiene una semilla espiritual diferente a la tuya, si tú practicas el mesianismo y la otra persona es abiertamente atea (solo por poner un ejemplo) entonces naturalmente abrir shabat, dedicarse al Señor en su día de reposo, asistir a las fiestas bíblicas, tus convicciones éticas, etc, todas van a ser objeto de controversia y discusión. Ahora bien, en el Señor no hay nada imposible, y nuestro matrimonio es testimonio de ello (cuando éramos novios ella era mesiánica y yo católico, sin embargo gracias a la misericordia de nuestro Abba (Padre), ambos empezamos a practicar Torá, entonces por medio de mi novia el Señor me dio a conocer sus raíces, y en oración juntos presentamos nuestro proyecto de casarnos lo que finalmente se dio meses después bajo una Jupá). "Cuando plantes en tu viña, no mezcles diferentes clases de semilla; si lo haces, tendrás que consagrar a Dios tanto el producto de lo plantado como el fruto total de la viña." [Deuteronomio 22:9]
  4. Casarse con Maria "la del barrio" siendo yo un Ministro o con la doctora "Maldonado" siendo yo el mensajero de la empresa y ser felices es solo posible en las novelas mexicanas y colombianas. "No ares con una yunta compuesta de un buey y un burro." [Deuteronomio 22:10]. Tu pareja debe estar bajo el mismo yugo, bajo las mismas condiciones, bajo las mismas aspiraciones tuyas porque si existe una gran diferencia en las condiciones económicas y culturales de las dos personas, la pareja naturalmente va a tener muchas dificultades para ponerse de acuerdo en cosas tan simples como hacer mercado (uno va a querer ir a la plaza y el otro a pomona), o escoger el destino de vacaciones (uno va a aspirar ir a la piscilago y el otro a un crucero), y peor aún en temas importantes de inversión, ahorro, educación, gasto, etc.
    Hasta aquí están los tips de esta parashá, sin embargo nosotros añadiremos uno más:
  5. Cuídate de entregar tu corazón y vigor a cualquier persona, te recordamos que tú eres hijo(a) del Rey de Reyes, que eres una persona apartada y reservada para cosas santas, tú estás buscando a otro hijo(a) del Rey de Reyes, luego tómate el tiempo prudente para hacerlo. Antes de salir o compartir alguna actividad con esa persona que te llama la atención siempre ora al Señor para que sea Él quien saque a la luz todo aquello que tú necesitas conocer de tu pareja, para que no quede nada oculto detrás de una apariencia física porque Él si nos conoce, finalmente Él nos entretejió en el vientre de nuestras madres. "Pero el Señor le dijo a Samuel: -No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón." [2 Samuel 16:7]

Querido lector, es nuestro deseo que El Eterno sea quien una, bendiga y proteja a más familias. Esperamos que estos consejos del Señor lleguen en el momento adecuado si estás saliendo con alguien o si ya estás gozando de un feliz matrimonio que estas palabras sean de reflexión y dediquemos un tiempo para agradecer al Señor porque nos dedicó una persona hermosa para compartir nuestras vidas, y Mazel Tov!!!

Amén y Amén

*Foto https://www.pixabay.com